Seguinos en redes  

 

      

 

 

Acompaña La Noche de los Museos en el Urondo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noviembre 2017

ACTIVIDADES

Artes Visuales

Inauguración: viernes 1 de julio 18:30hs

Pablo Drincovich (guitarra) y Raúl Estrada Vigil (violín) interpretarán temas de María Elene Walsh: La cigarra y Manuelita

 

Laura Andreoni | La infancia como territorio impreciso.

La infancia se dibuja y se desdibuja en nuestro interior. Es fuerte y es frágil. Está en nuestros propios recuerdos y en la pura vida de niños y niñas que vamos conociendo y que llenan el espacio de maravillas y de mocos y de palabras nuevas. De vez en cuando regresamos a ese paisaje, llevando una cajita donde guardar algunas cosas que encontramos por el camino. Jugar al juego de los objetos, de los sonidos y los olores. A veces esos juegos tienen forma de mapa, de caja o también de libro. Permiten recuperar lo inquietante, lo nuevo y lo desconocido, esa sensación de estar viendo algo por primera vez. Territorio habitado por los descubrimientos.

 

 

Virginia Corda | Zahoríes

"La infancia es el zahorí[1] de la melancolía, y para conocer la tristeza de ciudades que resplandecen tan gloriosamente hay que haber sido niño en ellas”[2]

Esta mirada microscópica de la infancia que menciona Benjamin nos ubica en un tiempo propio: uno cercano y lejano a la vez.

La  propuesta es conectar con la mirada de los niños , ellos nos miran , en forma transparente a través del vidrio y nos proponen reencontrarnos con la mirada de la infancia. Devolvernos ese registro de un pasado vivenciado en un juego de conectores personales. 

Ir a este encuentro de este juego de miradas es, de alguna manera, el regreso a un lugar conocido y ajeno al mismo tiempo. Ahí  aparece el niño que fuimos. Es un peculiar contacto entre el adulto y el niño, con la mirada ajena de lo reconocido[3]. 

[1] Zahorí: persona a quien se atribuye la facultad de descubrir lo que está oculto, especialmente manantiales subterráneos. / Persona perspicaz y escudriñadora, que descubre o adivina fácilmente lo que otras personas piensan o sienten. 
[2] W.Benjamin, “Myslowitz-Braunschweig-Marsella. Historia de una embriaguez de haschisch”, en Haschisch: 19.T: gm. 
[3] “reencontrarse con lo muy conocido en una situación de ajenidad”. García Canclini, Néstor. “Cómo las ciudades latinoamericanas improvisan su globalización”. La ciudad como lugar del arte y objeto de reflexión.  Segundo Foro Internacional Paraguay 2002. Faro para las Artes. Asunción, 2003.

 

Viviana   Debicki

Los recuerdos viajan en objetos cotidianos y especialmente, lo hacen en aquellos relacionados con el alimento, el abrigo y los cuidados que recibimos de manos femeninas durante la infancia. 

Las fotos familiares, donadas por sus protagonistas, los vestidos de muñecas que cuentan historias, los costureros con viejos elementos de mercería cedidos por sus dueñas, los pañuelos abollados en las mangas a la hora de salir a jugar.

Todos ellos, elementos humildes y olvidados, pero parte ineludible del contexto de la vida, son el material del que se nutre mi obra, para hablar de las formas de violencia simbólica que condicionan nuestra conciencia, de los estereotipos sociales que limitan nuestros pensamientos y de las relaciones asimétricas de poder entre varones y mujeres, entre adultos y niños.

 

Pablo Drincovich 

Trabajar con objetos encontrados (maderas, recortes  oxidados, engranajes, utensilios  en desuso, viejos libros) y transformarlos en máscaras, personajes  es reencontrar el ritmo lúdico, ese  que abstraía las horas de la infancia.

 

Dibujar sobre papel con tinta china creando atmósferas y musicalidades, situaciones de encuentro y desencuentro entre los personajes, en suma, la vida en movimiento, donde esa vivencia de la niñez es un territorio poético dentro del tiempo real. 

 

 

Ana Perrotta

Estas imágenes recurren al libro Upa. Primer libro recorrido con la ayuda del abuelo. No había libros en casa ni  para grandes ni para chicos.

Upa abrió la fascinación por las imágenes y  letras. Estos trabajos toman algunas de sus figuritas tratando de redimensionar pliegues, inalcanzables para la niña de entonces. Una nueva significación se reaviva por el juego que permite la evocación .

Mandatos femeninos dedicados a ir formando el imaginario de la futura ama de casa. Coser, bordar, cocinar, cuidar y pedir permiso para abrir la puerta para ir a jugar. Por suerte una, sólo una , de esas posibilidades propuestas era estudiar. Menos mal.

Una ventanita abierta al conocimiento.

 

Laura Romano | Adivinanzas para pequeños príncipes

"Adivinanzas para pequeños príncipes" está compuesto por dibujos, piezas de cerámica y dioramas. Estos pequeños mundos están habitados por seres y personajes que representan la dualidad implícita en cada una de las personas. A través de un universo en miniatura conformado por micro relatos acerca de las vicisitudes de sus personajes, cada una de las obras busca poner de relieve la propia posibilidad de posicionarnos desde nuestras partes más silenciadas u ocultas. Las imágenes de figuritas y cuentos infantiles de antaño, funcionan como un disparador en la creación de entornos fantásticos y de los tres personajes principales, que operan casi como arquetipos: el conejo (devenido a veces en coneja-niña), el venado (testigo ocular) y el pájaro. La infancia se hace presente, no sólo como período mágico, sino como también de grandes temores.

 

Viviana Mendez | Viaje al centro de la Infancia 

La infancia descubre el mundo y se pregunta. Habita la sorpresa y se desplaza en el territorio de lo inesperado. Construye su propia visión del mundo, en imaginarios que surgen de un porqué. En la búsqueda de respuestas a las grandes preguntas, de donde vienen los sueños, como vive la naturaleza, que es el tiempo, porque me da miedo, porque no vivimos para siempre, de donde viene y como crece la vida. Viaje al centro de la infancia es una serie de valijas intervenidas con juguetes y dispositivos del teatro de sombras y las antiguas cajas Lambe-Lambe. Los universos imaginarios que contienen estas valijas, responden a estas grandes preguntas a partir de la representación tridimensional construida con dibujos de niños y textos de la literatura infantil. 


ENTRADA GRATUITA / SUJETA A CAPACIDAD DE SALA

La muestra podrá visitarse del 1 al 31 de julio en el salón de las columnas. De lunes a viernes de 9 a 21hs y sábados de 9 a 13hs.