Mayo 2017

ACTIVIDADES

performance

Sábado 6 de mayo 19 hs y miércoles 10 de mayo 20 hs

ESTRENO EN CAPITAL FEDERAL || ÚNICAS 2 FUNCIONES 

Indagación escénica del poemario de Roberto Jacoby & Syd Krochmalny.

Dirección y dramaturgia: Silvio Lang

 

 

Se trata de una indagación escénica y musical del poemario homónimo de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, dirigida por Silvio Lang, junto a ORGIE-Organización Grupal de Investigaciones Escénicas y que tiene una duración 75 minutos. 

Luego de cada función se llevarán a cabo los coloquios “Lenguaje y violencia”:

Sábado 6 de Mayo

Américo Cristófalo, María Pía López, Roberto Jacoby, Syd Krochmalny, Silvio Lang y ORGIE.

Miércoles 10 de Mayo

Américo Cristófalo, Ricardo Manetti, Horacio González, Roberto Jacoby, Syd Krochmalny, Silvio Lang y ORGIE.

Ambos con la participación del público presente. 

 

Sinopsis

Dos planos escénicos heterogéneos se enfrentan en la indagación sobre el poemario Diarios del odio, de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny: las relaciones de los cuerpos en masa y los enunciados del odio de los lectores anónimos de las ediciones digitales de La Nación y Clarín, durante los gobiernos kirchneristas. En el primer plano los cuerpos se organizan en la materialidad de fenómenos de masas en movimiento en el espacio público –marchas, piquetes, saqueos, estampidas, linchamientos, represiones policiales, formaciones militares, éxodos, rituales. En el otro plano, los enunciados vueltos poemas se resuelven en canciones pop evangelista. En las tensiones y transacciones entre uno y otro plano se juegan los afectos de odio y de dicha de los cuerpos, tanto como la estrategia de poder del pastoreo de las masas ante sus desbordes contingentes de igualdad, organización y emancipación.

 

Sobre “Diario del odio” en la universidad pública

 

"A los eslabones de la serie de traducciones –obra visual / poemario- se le agrega ahora una performance teatral, encarada por Silvio Lang y un conjunto de actores y músicos. Traducir al cuerpo, en los cuerpos, por los cuerpos. Individuales y colectivo. Ver qué hace el odio en ellos y el combate grupal contra el odio. Lo comunitario que embate para evitar su propia destrucción. Siempre en esta secuencia de traducciones se estuvo pensando la política y las pasiones. Las pasiones que atraviesan, fundan y desgarran. La política como modo de hacer con las pasiones. Agitándolas, absorbiéndolas, conjurándolas. Lang, según adelanta, piensa en ese vaivén."

María Pía López, directora del Centro Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

 

"Diarios del odio” muestra una cara cruda y dolorosa de nuestro tiempo. Es el testimonio de una guerra en la que, durante años, no quisimos vernos reflejados. En ese mostrar, en ese mismo acto expresivo, la obra da una disputa sensible. Nombra el odio para combatirlo, y lo combate para comprenderlo. Hay en esta obra un pensamiento sutil que penetra en lo real. Un pensamiento que recorre una guerra que, por constante, pareciera oculta."

Pedro Yagüe y Santiago Azzati, Campo de Prácticas Escénicas

 

"Lo que le queda al arte, a la política, a la ética es la exigencia de convertir la guerra en una danza, convertir el cuerpo en un gesto, ejercer en medio de la violencia una com-posición de cuerpos ex-puestos, es decir, lo que queda en medio de la estética de la violencia, lo que todavía nos queda es abrir imágenes —y así, imaginaciones. Y entonces, si la estética es el modo en que la violencia se impone, la imagen gestual será el modo en que ella se depone y expone, el modo en que se vuelve amable. Solo así podrá pensarse un cuidado de los cuerpos, un momento en que decimos “PAREMOS”, nos estamos matando, necesitamos cuidarnos, necesitamos componer algo que no sea puro golpe y patada, pura o-posición. En eso se precisa, a nuestro entender, la potencia de ORGIE: en haberse percatado que debían cuidarse, en haberse implicado en convertir los golpes y las patadas en gestos, en exposiciones de cuerpos, en imágenes".

Manuel Moyano, Escrituras Escénicas

"Lo espeluznante", entrevista en suplemento SOY de Página 12, a Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, por Dani Umpi 

 

"Diarios del odio: los foristas de Clarín y La Nación antes de los trolls macristas", entrevista en Tiempo Argentino, a Silvio Lang, por Juliana Corbelli.

 

¿POR QUÉ INVESTIGAR ESCÉNICAMENTE DIARIOS DEL ODIO?

Por Silvio Lang - Dramaturgo y director de Diarios del odio

“Los discursos del odio no son meramente expresivos sino que son performativos de un posible, y en el caso argentino, un real genocidio”, escriben sobre el poemario Diarios del odio, sus propios autores, Jacoby y Krochmalny. O sea, que las palabras no explican el mundo, lo realizan. Esta acción compositiva de los posibles del mundo se trabaja en la práctica literaria, política y escénica como  teatro de operaciones. En el mundo hay cuerpos, lenguajes e ideas que modalizan subjetividades, modos de vida, lógicas de aparecer en el mundo. La práctica escénica es para nosotros la crítica práctica que desmitifica esas subjetividades y crea otras distintas.

En la Argentina durante la fase kirchnerista-peronista se produjo, en paralelo, una subjetividad reactiva de derecha, que tuvo su foro con los comentarios de los lectores de las versiones electrónicas de los principales diarios nacionales y en las marchas organizadas por las empresas de esos mismos diarios. Con la transcripción de esos comentarios, Diarios del odio, se escribe como escenario textual. “Nos motivó la tolerancia social y jurídica respecto de la manifestación pública de expresiones de hostilidad radical: discursos racistas, clasistas, xenofóbicos, homofóbicos, incitaciones al genocidio y magnicidio, expresiones derogatorias de los representantes legítimos de la voluntad ciudadana”, testimonian los poetas sobre esas voces anónimas poseídas por el odio. Voces violentadas por la rabia de las relaciones sociales. Se habría constituido así, en la Argentina de la última década, un derecho al racismo, que tendría su escenario más espectacular y trágico en la desocupación por mano propia de los vecinos del Parque Indoamericano, en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, ante la toma de migrantes nacionalizados. 

Una guerra civil ya no por identidades nacionales, sino por modos de vida ciudadana. El derecho al racismo podría considerarse como la negación y eliminación de la ontología, o de la posibilidad de existencia de otros ciudadanos. Es esta guerra existencial de los cuerpos por modos de vida diferentes lo que se aventura a mapear la realización escénica Diarios del odio hasta volverla materia de una escena del agite.

 

+Info: http://campodepracticasescenicas.blogspot.com.ar/p/gie.html

 


BONO CONTRIBUCIÓN $50 / SUJETA A CAPACIDAD DE SALA

Las entradas a los espectáculos se retiran con una hora de anticipación (2 por persona). No se reservan.